Proyectos personales viables


Piensa una actividad de autoempleo que te permita a día de hoy conseguir ingresos. Para ello, sigue estos pasos:

  1. Piensa qué conocimientos, habilidades y competencias tienes ahora mismo. Medita despacio qué se te da bien. Si no se te ocurre nada, piensa qué necesidades tienen las personas que te rodean, que tú podrías resolver. Haz un listado con todas las ideas que te surjan, si es necesario. Elige aquella que te resulte más interesante. Esa será la idea de negocio.
  2. Piensa bien a qué personas les interesará pagar por lo que tú haces, trata de ser lo más descriptivo posible y justifica por qué les interesa lo que tú ofreces. Ellos serán tu público objetivo clientes potenciales.
  3. Necesitas saber qué opinan tus potenciales clientes sobre tu idea, así que elabora un pequeño cuestionario pidiéndoles su opinión. Esto constituirá tu estudio de mercado.
  4. Piensa cómo vas a darte a conocer: dónde y cómo te vas a anunciar, cuándo y cuántas veces, con qué mensaje y cuánto te va a costar (debes buscar información para ello en internet). Ten en cuenta que debes anunciarte en lugares o medios que sean adecuados para ese público al que te diriges. Así estás planificando tu estrategia de marketing.
  5. Trata de ofrecer valor añadido, es decir, piensa algo que te haga diferente de otras personas que hacen lo mismo que tú. Trata de diferenciarte en algo más que “un precio más bajo y mejor atención”. Piensa, innova, haz algo diferente. Usa tu imaginación, que tienes mucha. Esas peculiaridades constituirán tus factores diferenciales o el valor añadido , frente a tus competidores.
  6. Piensa cuánto estás dispuesto a cobrar y cuánto crees que tus clientes están dispuestos a pagar. Si no lo tienes claro, busca a alguna persona de confianza (familia, amigo…) que encaje en ese público diana al que te diriges y pregúntale su opinión. Elige entonces cuál será el precio de tus productos/servicios (de todos ellos).
  7. Haz un listado con todo lo que necesitas antes de empezar y en los dos o tres primeros meses. No minimices gastos, aunque puedes tratar de ahorrar y reducir las compras todo lo posible. Cuanto mejor hagas esta previsión, más fácil es que tu idea sea viable, pues no surgirán gastos imprevistos. Suma todos estos gastos. Esto constituirá tus necesidades de financiación.
  8. Piensa de dónde vas a obtener el dinero: quién puede ayudarte y con qué cantidad. Si no fuera suficiente, ¿cómo podrías tú conseguir más dinero? ¿Tal vez puedes posponer gastos o alquilar materiales? Piensa qué hacen las personas que quieren conseguir dinero para financiar un viaje de fin de curso o un equipo de fútbol, ¿podrías hacer algo parecido? Estas reflexiones te ayudarán a perfilar tus fuentes de financiación.
  9. Redacta todas tus ideas en un documento. Recuerda que los mejores trabajos pueden hacerse públicos y estar disponibles bajo una licencia Creative Commons. Si no estás de acuerdo, házmelo saber.

Si necesitas algunos ejemplos, aquí tienes algunos proyectos de otros años. Léelos y analiza cuáles son viables y cuáles no. Luego, sé igual de crítico con tu propia idea. “Saber reconocer los propios fallos es el principio para tener éxito” . 

SoulCry,   Momo,   CoolText,   Mis pequeñas creaciones,   Personal Shopper

Si necesitas un ejemplo más realista, innovador y arriesgado, lee Gik, el vino azul.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ejercicios, Simulación Empresarial. Guarda el enlace permanente.

Deja tu comentario. ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s